Fuentes iconográficas

HÉCATE

Afín de sus orígenes a la figura de Ártemis, esta diosa es vista como descendiente de titanes, razón por la que es capaz de apartarse de la religión del Olimpo. Carente de leyendas propias, empezó siendo una diosa con funciones funerarias a la que se dedicaban estatuas en los cruces de caminos y se le pedían todo tipo de favores, pero en el siglo V a. C., esas peticiones comenzaron a relacionarse cada vez más con el mundo nocturno, razón por la que su figura adquiere un carácter misterioso e incluso temible. Así, si bien en un principio se la invoca como diosa nutricia de los jóvenes, se va a ir especializando en aspectos de la magia y los hechizos, asociada al mundo nocturno de las sombras.

Precisamente, por esta fuerte  asociación con el culto, la gran mayoría de representaciones suyas son antiguas, habiendo varios tipos de Hécate, según Elvira Barba (2008): 

View original post 3,362 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s